Vende tu música. ¿CD Físico o Descarga Digital?

¿Cómo puedo vender mi disco? ¿Cuánto gano por cada descarga? ¿Merece la pena fabricarlo? ¿Es buena idea regalar mi música? ¿Cómo puedo subirlo a tiendas como iTunes o Spotify?. Todas son preguntas que nos realizan los artistas en desarrollo que contactan con nuestro sello. Realmente todas estas cuestiones son el detonante de una realidad: "cada vez se venden menos discos" que nos muestran hasta la saciedad los estudios y las estadísticas, las entidades de gestión de derechos de autor y las asociaciones de artistas o músicos. Lo cierto es que mientras un mercado (el del CD) se extingue poco a poco, el mercado digital muestras porcentajes de crecimiento cada año. Pero remontémonos algunos años atrás para entender qué ha ocurrido y sobre todo cuál es el panorama actual y de qué forma afecta a los artistas noveles, aquellos que autoproducen su música y pelean por abrirse un hueco dentro del mercado.

Las ventas físicas eran el ingreso principal de las compañías discográficas de antaño, el pilar que sostenía toda la industria. Generaba tantos ingresos, que pocos eran los artistas que podían obtener por contrato más de un 5% de los royalties de ventas. El vinilo era el soporte principal hasta que fue sustituido por el cd. Fue entonces cuando la industria musical vivió sus mejores años. La causa era muy sencilla, con el cambio de soporte volvieron a vender todo el catálogo que tenían en las compañías. No había que volver a producir los discos, simplemente cogieron los masters y los introdujeron en un Cd. Como los nuevos reproductores y la calidad del cd se imponían en las casas de los consumidores, muchos de ellos volvieron a comprar sus viejos discos en el nuevo formato. Las discográficas se frotaban las manos pues con el mismo material y el mínimo coste de inversión volvían a generar grandes ingresos. Con la extinción del soporte físico, todo se complicó. El mercado digital fue introduciéndose lentamente a la vez que las ventas de CD iban menguando. La ventaja es que el mundo digital apenas tiene coste de mantenimiento e infraestructura. El inconveniente es que tiene poco margen de beneficio y se topa de bruces con la piratería. La red es demasiado amplia y las grandes majors perdieron el control de su contenido. Steve Jobs revolucionó la industria musical con la salida del iPod y su tienda iTunes. "1.000 canciones en tu bolsillo" fue su famoso claim que pasó a la Historia del marketing moderno. Las grandes discográficas debieron pensar que era mucho mejor eso que lo que había hecho Sean Parker años antes con su creación, llamada Napster, enseñando a los usuarios el camino del intercambio de archivos incontrolados. Aquello fue el terror de las disqueras. El bueno de Steve lo que hizo fue poner un poco de orden. El precio de salida por descargar una canción en formato digital marcó un antes y un después en el mercado musical. Un dólar por una canción. Sin duda, ya nada sería igual.

¿Cuánto gano por vender mi música en iTunes?

¿CUÁNTO GANO POR CADA DESCARGA DE MI CANCIÓN EN iTUNES?

Una canción en iTunes cuesta 0,99 €. Un precio de partida muy bajo y que poco a poco las compañías están intentando aumentar con la salida de nuevos singles de actualidad. Si tú eres el dueño de la grabación (la has autoeditado o eres tu propio sello musical) y además eres el compositor al 100% de la obra, por cada descarga recibirás aproximadamente unos 52 céntimos de euro. El resto se va en impuestos y pago a la tienda (en este caso Apple) y a la distribuidora que lo ha colocado.

Imagina si no eres dueño de esa grabación (ha sido editada por otro sello) y has firmado los derechos de autor al 50% con una editorial. Esos 52 céntimos se convierten en mucho menos. ¿Cuántos miles de descargas legales debes obtener para recoger unos royalties que compensen la inversión en la producción musical o la promoción?. Más vale no pensar en esto bajo un punto de vista económico. Luego explicaremos por qué.

Discográficas hacen catálogo. Del Vinilo al Cd.

“THE LONG TAIL”: UN MODELO DE NEGOCIO BASADO EN EL CATÁLOGO.

Estar en las tiendas digitales es un escaparate, pero actualmente para artistas en desarrollo o sellos con un roster (catálogo de artistas) pequeño, descubriremos pronto que no es rentable a nivel económico. No es sólo un problema de precio o que el consumidor le parezca un abuso. Simplemente es que no se puede competir frente a lo “gratis”. Mientras existan medios de fácil acceso donde poder descargar toda la discografía de un artista sin abonar un sólo céntimo, da igual el precio final que tenga una descarga digital en el mercado. 0,99 € frente a 0 €. No hay forma de luchar contra eso. Por lo tanto desterremos la idea de que si las descarga fueran más baratas, el público pagaría. Para el consumidor no es una cuestión de precio.

Por ello, las grandes multinacionales han optado por estrategias de mercado “long tail”. Más que centrar todos sus esfuerzos en vender un producto puntero, es mucho más interesante tener un amplio catálogo que le permita obtener ingresos de muchos artistas diferentes, aunque estos no sean superventas. Venden 1.000 de uno, 500 de otros, 250 de otro, 3.000 de uno más... La suma de todo ese catálogo, genera ingresos importantes para la compañía. Lamentablemente no serán nunca como los de antaño, cuando el modelo de negocio estaba centrado en el vinilo y luego en el cd, pero es una filosofía que han impuesto muchas empresa basadas en la venta a través de la red. De ahí que un artista en desarrollo debe andarse con ojo a la hora de firmar con una multinacional. No por estar en una gran empresa van a dedicarte más tiempo o recursos. Cada mes numerosos artistas pasan a ingresar en el catálogo de compañías que tienen este modelo de negocio entre manos. Si ven que un producto tiene feedback y reacción por parte del público, entonces pueden plantearse hacer una inversión en promoción.

Vender mi disco en los conciertos

SI SOY UN ARTISTA QUE SE AUTOEDITA SU MÚSICA ¿DEBO FABRICAR Y VENDER MI DISCO FÍSICO?

Los artistas en desarrollo que autoproducen sus discos deben tener en cuenta que una de las mejores formas de recuperar su inversión es vendiendo la copia física de su trabajo en los conciertos, a través de su web y en tiendas como Amazon. En los directos, siempre existe la opción de que el artista firme su álbum o intercambie unas palabras y foto con los asistentes lo que le otorga un valor añadido.

Mientras haya personas en el público de un concierto que quieran llevarse un recuerdo de esa noche (se calcula que entre el 10% y 20%), los Cds aún tienen un margen de beneficio importante que debemos tener en cuenta, por lo que recomendamos realizar esta fórmula justo antes de plantear cualquier proyecto musical:

 

Coste de Producción del disco + Coste de Fabricación

______________________________________________________

Precio final de venta del CD

 

Esto permite saber a un artista aproximadamente a partir de qué número de copia vendida recupera la inversión y obtiene beneficios.

Ejemplo:

Coste de Producción (6.000 €) + Coste de Fabricación (2.000 €)

 _____________________________________________________    =  800 copias.  

                                Precio final de venta del CD (10 €)

 

A partir de la copia 801 habrá recuperado su inversión y obtenido los primeros beneficios. La pregunta que debe hacerse un artista nuevo ahora incluso antes de grabar es ¿tengo 800 personas o fans que comprarían mi disco en la web y en los conciertos?. Si la respuesta es afirmativa, realizar esta inversión tiene fácil recuperación. Si la respuesta es negativa, nuestra recomendación es invertir en generar esos fans realizando acciones en redes, compartiendo vídeos, fotos, grabando making of o sesiones acústicas en el estudio... incluso produciendo al principio sólo algunos temas, en vez de un disco completo. Crear una comunidad requiere alimentarla con contenido, captar una audiencia a través de tu trabajo. Son ellos los que compartirán y difundirán tu música. No hay mejor herramienta de promoción que tus propios fans. El ruido que puedan generar en la red es uno de los baremos que más valoran los medios hoy en día.

Por ello, no es recomendable caer en la trampa de ser un artista nuevo, sin público aún, y realizar un gran gasto de producción y fabricación que no te permita recuperar a medio plazo la inversión. Prepara el terreno, testea tu música y busca la forma de general contenido mientras recibes el feedback de la audiencia. En Canciones en busca de Artistas S.L. realizamos todo esto y te ayudamos a preparar un plan. De nada sirve un artista que invierte todo en sólo un paso del proceso y eso le impide avanzar en los demás. Si vas a fabricar o duplicar tu disco descubre que son las licencias mecánicas de SGAE haciendo click aquí.

¿ES CONVENIENTE REGALAR MI MÚSICA EN VEZ DE VENDERLA?

download-gratis-iconoNuestra opinión es muy clara al respecto: No. Muchos artistas piensan que el motivo por el que no venden discos es porque nadie quiere pagar por su música. Creen que si su música fuera gratis la gente la descargaría masivamente, pero los estudios y las estadísticas dicen que no es cierto. Regalar tu disco sin motivo aparente (sin una campaña exclusiva de promoción, un single, un acuerdo con terceros...) es depreciar lo que haces. Normalmente tendemos a no valorar lo que no tiene precio. En la mayoría de los casos, las ventas no se producen por motivos extramusicales: una mala gestión, un mal acceso, porque los canales de ventas no están bien definidos y otras simplemente porque la propuesta de valor musical aún es floja o no tiene un público que la apoye. La mayoría de artistas piensan que lo que hacen es maravilloso, pero al final es el público quien con su apoyo, demandándolos y gastando su dinero en sus discos o en las entradas a sus conciertos, los que determinan quiénes pueden tener una carrera y quiénes no.

Por lo tanto, un artista en desarrollo no debe renunciar a las ventas pues será una de las formas más factibles de recuperar su inversión sobre todo si tiene un circuito de conciertos o una audiencia que lo siga. Otra cosa es realizar campañas de promoción exclusivas donde se regale un single o unos temas a cambio de una acción en el tiempo. Entonces sí que está justificado que se recompense a los fans por ayudar o promocionar a la banda. Por ejemplo una campaña de "musicax1tweet" que hemos realizado con varios artistas donde se paga la promoción de un artista con la descarga gratuita de contenido. Pero la recomendación es que tenga un inicio y un final programado. Regalar toda tu música porque piensas que el público de esta forma la va a valorar más es un gran error.

Logos Tiendas Digitales de Música.

SI GENERA TAN POCOS INGRESOS... ¿MERECE LA PENA DISTRIBUIR MI MÚSICA EN TIENDAS DIGITALES COMO iTUNES, SPOTIFY O DEEZER?.

Por supuesto. También debes pensar en el mercado digital aunque no desde una perspectiva exclusivamente económica. El primer paso para vender un producto es que el público tenga acceso a él. Que tu disco esté en estas tiendas digitales es un gran escaparate y amplía las opciones de que cualquier persona en cualquier parte del mundo, pueda conseguir o escuchar tu trabajo a golpe de un click. Alguien desde un smartphone en Brasil puede descargar tu disco simplemente porque una amiga en España se lo recomendó a través de Facebook. Renunciar a esto es absurdo. Sólo puede sumar a un proyecto.

¿CÓMO DISTRIBUYO Y SUBO MI MÚSICA A LAS TIENDAS ONLINE?

Para subir tu música a estas tiendas necesitas contratar los servicios de una distribuidora digital o agregadora de contenido pues iTunes, Spotify, Deezer y estas empresas, sólo trabaja con una cartera de clientes que pueda controlar. Imagina que todos fuéramos distribuidores en todo el mundo e iTunes tuviera que llevar la contabilidad de millones de artistas cada año de forma independiente.

Precisamente si algo hacemos en Canciones en busca de Artistas S.L. es calcular todos estos factores para poder asesorar a los artistas de la mejor forma, intentando que controlen sus gastos de producción y generando contenido de calidad que les permita ir creando una comunidad de fans que puedan adquirir sus productos. También distribuimos tu música digitalmente y tenemos servicios de tracking para saber cuántas veces está sonando tu canción en la radio. El 90% de los discos que se hacen actualmente son autoproducidos, los artistas tienen que aprender a controlar su negocio y a comprender que todo suma y que es fundamental trabajar al lado de profesionales que le ayuden a crecer como músicos pero también como empresas.

pdf_icon-1
Descarga el Brochure de la Empresa con todos nuestros Servicios y Contenidos aquí.